Frases de Voltaire

Voltaire Escritor francés (François-Marie Arouet; París, 1694 - París, 1778). Fue la figura intelectual dominante de su siglo. Ha dejado una obra literaria heterogénea y desigual, de la que resaltan sus relatos y libros de polémica ideológica. Como filósofo, Voltaire fue un genial divulgador, y su... Leer más sobre Voltaire
No hay quien comprenda mejor las verdades de la religión que los que han perdido la facultad de razonar       
(0 votaciónes)

El tiempo es justiciero y pone cada cosa en su lugar       
(0 votaciónes)

El amor propio es el instrumento de nuestra conservación. Se asemeja al mecánico de la reproducción del género humano: es necesario, nos causa placer debemos ocultarlo       
(0 votaciónes)

Vale más intentar salvar a un culpable que condenar a un inocente       
Puntuación: 4 / 5 (1 votación)

Cuando la naturaleza formo nuestra especie, nos dio unos cuantos instintos, el amor propio para nuestra conservación, la benevolencia para la conservación de los otros, el amor que es común con todas las demás especies y el don inexplicable de combinar mas ideas que todos los demás animales juntos; después de habernos dado así nuestro lote, nos dijo: ahora, arreglaros como podáis       
(0 votaciónes)

Todas las glorias de este mundano valen lo que un buen amigo       
(0 votaciónes)

Yo conozco al pueblo: cambia en un día. Derrocha pródigamente lo mismo su odio que su amor       
(0 votaciónes)

Cuanto más feliz soy, más compadezco a los reyes       
(0 votaciónes)

Sí, la tranquilidad es una cosa buena, pero de la misma familia que el tedio       
(0 votaciónes)

La belleza complace a los ojos; la dulzura encadena el alma       
(0 votaciónes)

Quienes creen que el dinero lo hace todo, terminan haciendo todo por dinero       
(0 votaciónes)

Los hombres poseen solamente un número determinado de dientes, cabellos e ideas, y llega un momento en que se quedan fatalmanete sin dientes, sin cabellos y sin ideas       
(0 votaciónes)

Todos los hombres son iguales. La diferencia entre ellos no está en su nacimiento, sino en su virtud       
(0 votaciónes)

La mejor de todas las vidas es la de una ocupada soledad       
(0 votaciónes)

El hombre ocioso sólo se ocupa en matar el tiempo, sin ver que el tiempo es quien nos mata       
(0 votaciónes)

El mundo me desasosiega, y no puedo concebir que este reloj exista sin relojero       
(0 votaciónes)