Frases de Simone Weil

Simone Weil Escritora francesa (París, 1909 - Londres, 1943). Perteneciente a una familia de la burguesía judía, fue discípula del filósofo Alain y enseñó filosofía en la Escuela Normal Superior (1931-1934). Convencida de que para comprender las luchas obreras hay que compartir las condiciones de vida... Leer más sobre Simone Weil
Nada poseemos en el mundo -porque el azar puede quitárnoslo todo-, salvo el poder de decir yo. Eso es lo que hay que entregar a Dios, o sea destruir. No hay en absoluto ningún otro acto libre que nos esté permitido, salvo el de la destrucción del yo       
(0 votaciónes)

La creencia en la existencia de otros seres humanos como tales es amor       
(0 votaciónes)

El amor tiende a llegar cada vez más lejos. Pero tiene un límite. Cuando ese límite se sobrepasa, el amor se vuelve odio. Para evitar ese cambio, el amor debe hacerse diferente       
(0 votaciónes)

Únicamente las cosas relativas a la inspiración se nutren de plazos. Las relativas al deber natural, a la voluntad, no sufren dilación       
(0 votaciónes)

¿Por qué he de preocuparme? No es asunto mío pensar en mi. Asunto mío es pensar en Dios. Es cosa de Dios pensar en mi       
(0 votaciónes)

Amar a un extraño como a sí mismo entraña como contrapartida: amarse a sí mismo como a un extraño       
(0 votaciónes)

Todas las tragedias que se puedan imaginar confluyen en una sola y única tragedia: el paso del tiempo       
(0 votaciónes)

Entre las características del mundo moderno no hay que olvidar la imposibilidad de apreciar en concreto la relación entre el esfuerzo y el efecto del esfuerzo. Demasiados intermediarios       
(0 votaciónes)

Lo que cuenta en una vida humana no son los sucesos que la dominan a través de los años -o incluso de los meses- o incluso de los días. Es el modo en que se encadena cada minuto con el siguiente, y lo que le cuesta a cada cual en su cuerpo, en su corazón, en su alma -y por encima de todo, en el ejercicio de su facultad de atención- para efectuar minuto por minuto este encadenamiento       
(0 votaciónes)

Si en este mundo no hubiera desgracia, podríamos pensar que estábamos en el paraíso       
(0 votaciónes)

Al igual que el poder, el dinero es puro medio. Tiene por único valor la posibilidad de procurarse cosas       
(0 votaciónes)