Frases de Santiago Ramón y Cajal

Santiago Ramón y Cajal Histólogo español (Petilla de Aragón, España, 1852 - Madrid, 1934). En 1869 su familia se trasladó a Zaragoza, donde su padre había ganado por oposición una plaza de médico de la beneficencia provincial y había sido nombrado, adem&... Leer más sobre Santiago Ramón y Cajal
Una de las desdichas de nuestro país consiste, como se ha dicho hartas veces, en que el interés individual ignora el interés colectivo       
(0 votaciónes)

Evita los amigos y protectores ricos y necios. A poco que los trates, te verás convertido en su amanuense o en su lacayo       
Puntuación: 5 / 5 (1 votación)

Como hay hombres consagrados de por vida a la defensa de una sola verdad, hay otros votados a un solo error       
(0 votaciónes)

Todo hombre puede ser, si se lo propone, escultor de su propio cerebro       
(0 votaciónes)

O se tienen muchas ideas y pocos amigos o muchos amigos y pocas ideas       
(0 votaciónes)

En política todo necio es peligroso mientras no demuestre con hechos su inocuidad       
Puntuación: 1 / 5 (1 votación)

La hermosura es una carta de recomendación escrita por Dios       
(0 votaciónes)

Lo peor no es cometer un error, sino tratar de justificarlo, en vez de aprovecharlo como un aviso de nuestra ligereza o ignorancia       
(0 votaciónes)

Defecto por defecto, preferible es la arrogancia al apocamiento, la osadía mide sus fuerzas y vence o es vencida, pero la modestia excesiva huye de la batalla y se condena a vergonzosa inacción       
(0 votaciónes)

Se ha dicho hartas veces que el negocio es el dinero de los demás. De igual modo podría afirmarse que el poder y la felicidad son el infortunio y la angustia del prójimo       
(0 votaciónes)

Poco vales si tu muerte es deseada por muchas personas       
(0 votaciónes)

Evita la conversación de aquellas personas cuya palabra, en vez de ser trabajo, es placer. Los grandes parlanchines suelen ser espíritus refinadamente egoístas, que buscan nuestro trato, no para estrechar lazos sentimentales, sino para hacerse admirar y aplaudir       
(0 votaciónes)

Lejos de abatirse el investigador novicio ante las grandes autoridades de la Ciencia, debe saber que su destino, por ley cruel, pero ineludible, es crecer un poco a costa de la reputación de las mismas       
(0 votaciónes)

Hay pocos lazos de amistad tan fuertes que no puedan ser cortados por un pelo de mujer       
(0 votaciónes)

La amistad repugna la pobreza y el dolor, como la planta la oscuridad y el aire enrarecido. Si deseas conservar amigos, ocúltales tus penurias y pesadumbres       
(0 votaciónes)