Frases de Søren Kierkegaard

El amor es hermoso, sólo mientras duran el contraste y el deseo; después, todo es debilidad y costumbre       
(0 votaciónes)

En general, las mujeres hablan desdeñosamente de los hombres tímidos, pero en el fondo les gustan. Un poco de aturdimiento lisonjea su vanidad y se sienten más fuertes; es una especie de tributo que se les paga       
(0 votaciónes)

Cada vez que el análisis quiere asir el arcano de amor, no percibe sino contradicciones       
(0 votaciónes)

Dejemos con toda tranquilidad a la gente sabia el orgullo de no caer nunca en contradicción       
(0 votaciónes)

¡Qué irónico es que precisamente por medio del lenguaje un hombre pueda degradarse por debajo de lo que no tiene lenguaje!       
(0 votaciónes)

El beso pierde todo su valor y significación. Es lo que acontece con el beso de uso doméstico, cambiado entre cónyuges, que sirve a marido y mujer para limpiar la boca a modo de servilleta, y suena como un buen provecho al levantarse de la mesa       
(0 votaciónes)

En ninguna cosa la infidelidad es más innoble y repugnante que en el amor       
(0 votaciónes)

La vida sólo puede ser comprendida mirando hacia atrás, pero ha de ser vivida mirando hacia adelante       
(0 votaciónes)

Fe y duda no son dos géneros de conocimiento: son pasiones contrarias       
(0 votaciónes)

Amar a una sola es muy poco; amar a todas es ser superficial; pero conocernos a nosotros mismos y amar a cuantas no sea posible, saber ocultar en nuestra propia alma las potencias del amor, de modo que ésta se alimente de ellas, que nuestra conciencia abrace el todo, ¡eso sí es el placer, eso sí es la vida!       
Puntuación: 4 / 5 (1 votación)

La posesión, sólo por sí, es algo vulgar, y los medios de que los apasionados se suelen servir la mayor parte de las veces para eso son bastante bajos; no tienen escrúpulo en emplear para sus fines dinero, fuerza, influencias de otros, y hasta narcóticos       
(0 votaciónes)

La mujer cree ser la conquistada; el hombre, el vencedor. Y con todo, el vencedor se inclina delante de la vencida       
(0 votaciónes)

A veces ocurre que dos, que en un principio habían sido un único ser, se reúnen de nuevo por la fuerza del amor, y entonces son fuertes, más fuertes que Júpiter, más fuertes aún que ese primitivo ser único, porque la unión del amor es la suprema fuerza       
(0 votaciónes)

Y el amor sólo es bello mientras duran el contraste y el deseo; después todo pasa a ser flaqueza y costumbre       
(0 votaciónes)

El grado de pudor de una persona mide exactamente su valor espiritual       
(0 votaciónes)

Para que la puerta de la se abra hacia dentro, es necesario retirarse un poco para poder abrirla: si alguien la empuja, cada vez la cierra más       
(0 votaciónes)