Frases de Roberto Fontanarrosa

Roberto Fontanarrosa Humorista gráfico y escritor argentino (Rosario, 1944 - 2007). Conocido como Roberto "El Negro" Fontanarrosa, fue uno de los referentes del dibujo humorístico en su país y uno de los más seguidos por los lectores de las publicaciones en las que aparecían sus chistes e historietas. A menudo se... Leer más sobre Roberto Fontanarrosa
¿Y usted cómo se gana la vida?       
(0 votaciónes)

Cuando alcancé la sabiduría, ella me miró y dijo: Ya me alcanza cualquiera       
(0 votaciónes)

En el mundo hay bondad y maldad. Justicia e injusticia. Árboles y tortugas. Hay muchas cosas       
(0 votaciónes)

Estoy comprometido con mi tierra, casado con sus problemas y divorciado de sus riquezas       
(0 votaciónes)

El hombre probo y pío es mitad santo y mitad pollito       
(0 votaciónes)

El hombre sabio es pobre en apariencia, pues su tesoro está en Suiza       
(0 votaciónes)

No basta la buena voluntad si intentas apagar el fuego con gasolina       
(0 votaciónes)

No creo que los niños sean felices hoy en día. En mi época quemábamos gatos con napalm. Éramos simples       
(0 votaciónes)

La mala palabra no nació así. La sociedad la hizo mala       
(0 votaciónes)

Se aprende más en la derrota que en la victoria, pero… ¡Prefiero esa ignorancia!       
(0 votaciónes)

Si tu mejor amigo te incrusta un puñal en la espalda... Desconfía de su amistad       
(0 votaciónes)

Yo no quiero ser irrespetuoso, Eulogia, pero lo que ha hecho Tata Dios con usté es abuso de autoridá       
(0 votaciónes)

Dios aprieta pero no ahorca, ni cae en el sadismo       
(0 votaciónes)

Ahura hay fertilización asistida. Vea el caso de la señora del viejo Aredes. Quedó embarazada. En el pueblo se comenta que al viejo lo ayudaron       
(0 votaciónes)

Supe perdonar a la mujer adúltera. Mi piedra no le acertó       
(0 votaciónes)

Soy crítico meteorológico, señor. La tormenta de anoche. Floja iluminación de los relámpagos, yuvia repetida, escenografía pobre y pésimo sonido de los truenos en otro fiasco de esta puesta en escena de Tata Dios. Una típica propuesta de verano, liviana, pasatista, para un público poco exigente       
(0 votaciónes)