Frases de Ralph Waldo Emerson

Ralph Waldo Emerson Poeta y filósofo estadounidense (Boston, 1803-Concord, 1882). Maestro por Harvard y pastor unitario (1829), renunció al sacerdocio (1832) tras perder a su esposa, aunque conservó el espíritu de su secta (que niega la Trinidad). En Europa, conoció a Coleridge, Wordsworth y Carlyle y se inició... Leer más sobre Ralph Waldo Emerson
Sólo la obediencia da derecho a mandar       
(0 votaciónes)

Únicamente la obediencia tiene derecho al mando       
(0 votaciónes)

Grabad esto en vuestro corazón; cada día comienza en nosotros un año nuevo, una nueva vida       
(0 votaciónes)

El motivo del hombre es uno mismo, no el añadir un trabajador al Estado       
(0 votaciónes)

Adopte el ritmo de la naturaleza; su secreto es la paciencia       
(0 votaciónes)

La percepción de lo cómico es un lazo entre los hombres       
(0 votaciónes)

A quien amigos tiene por millones ninguno sobrará; el que tan sólo un enemigo cuenta por doquier lo encontrará       
(0 votaciónes)

Llamamos destino a todo cuanto limita nuestro poder       
(0 votaciónes)

Por cada minuto de enojo, perdemos sesenta segundos de felicidad       
(0 votaciónes)

La verdad es bella, sin duda, pero las mentiras también lo son       
(0 votaciónes)

Amigo es aquel cuya compañía no nos impide pensar en voz alta       
(0 votaciónes)

Todo hombre es sincero a solas; en cuanto aparece una segunda persona empieza la hipocresía       
(0 votaciónes)

El hombre debiera aprender a mantenerse ecuánime. Con el fuego de la ira, a sus inferiores los hace superiores a sí mismo       
(0 votaciónes)

Las personas parecen no darse cuenta de que su opinión acerca del mundo es también una declaración de su carácter       
(0 votaciónes)

Cuando menos habla un hombre de sus virtudes, más le apreciamos       
(0 votaciónes)

Cada hombre es un imitador y un prestatario, la vida es teatral y la literatua una cita       
(0 votaciónes)