Frases de Pierre Sansot

Pierre Sansot Filósofo, sociólogo y escritor francés (Antibes (en el sudoeste de Francia), 9 de junio de 1928 - Grenoble, 6 de mayo de 2005).Pierre Sansot enseñó filosofía y antropología en la Universidad Grenoble y la Universidad Paul-Valéry de Montpellier. Su tesis doctoral dió lugar a la publicación... Leer más sobre Pierre Sansot
Los empleados tiene la sabiduría de los viejos pedagogos pasan inadvertidos y dejan que el cliente aprenda por sí mismo, manifestándose tan sólo en caso de dificultades o si se recurre a ellos       
(0 votaciónes)

Desde hace algunos años practico a mi manera el arte de lo poco. Trato de transformar la pasividad en acción. Camino menos, pero miro mejor. A falta de actuar, pienso. Ya no doy brincos con las piernas, sino con la mirada. Me gustaría transformar el déficit en cualidades; al dejar de ser actor, convertirme en un espectador privilegiado       
(0 votaciónes)

A mi parecer existe una enojosa tendencia a un exceso de cultura, lo cual conlleva un rechazo a la cultura, de la misma forma que la sobre-información suscita la desinformación o que la amenaza de desaparición de una cultura provoca el todo cultural. Porque algunos niños no muestran demasiado interés por la lectura, nos gustaría que existieran bebés lectores       
(0 votaciónes)

¡Ay de los seres mundanos que brillan por sus réplicas, que no profundizan, que se expresan con un respeto natural! Cada uno de nosotros se ve amenazado por la contaminación de lo ya-dicho, de lo ya-visto, de lo ya-sentido, cuya escritura parece tan fácil       
(0 votaciónes)

El poder. El hombre es un yo puedo, un conjunto de capacidades sensomotrices o intelectuales. El mundo deja de serme ajeno, e incluso hostil, cuando lo domino. Sin embargo, nuestra libertad choca con otras libertades y creemos que nuestra elección se limita a someter a estar sometidos. La servidumbre de algunos de nuestros semejantes nos afianzaría en nuestro poder       
(0 votaciónes)

No se puede por lo tanto afirmar que he elegido existir a través del aburrimiento, sino que éste constituye para mí un medio de utilizar lealmente el mundo, de acercarme a él, de renunciar a él, de probarlo de nuevo para saborearlo mejor       
(0 votaciónes)

El pensamiento de la muerte les incita a no dejarlo para más tarde. De la misma forma que algunos estudiantes, unos meses antes de los exámenes, se lanzan a trabajar porque tienen el tiempo contado       
(0 votaciónes)

Yo propongo un aburrimiento en el cual uno se despereza voluptuosamente, por el cual uno bosteza de placer, completamente feliz de no tener nada que hacer, de dejar para más tarde lo que no es urgente. Se vive entonces en el sentimiento de la no urgencia       
(0 votaciónes)

Una capital, por el contrario, se abre a las mercancías, a las ideas, a los emigrantes, da publicidad a sus últimos caprichos. La provincia detestaba semejante obscenidad. Ese pretendido lustre le parecía una baratija se tomaba tiempo para asimilar lo que venía de fuera       
(0 votaciónes)