Frases de Pelé

Pelé Futbolista brasileño (Edson Arantes do Nascimento; Três Corações, Brasil, 1940). El mejor futbolista de todos los tiempos, en opinión de muchos, fue rechazado por los principales clubes de fútbol brasileños en los comienzos de su carrera deportiva, hasta que, tras jugar en varias formaciones... Leer más sobre Pelé
Echo de menos la pelota, la emoción y la energía en el estadio, la lucha por conseguir un buen resultado, la alegría y la tristeza en la victoria y en la derrota       
(0 votaciónes)

No es un buen seleccionador porque lleva un estilo de vida extraño y eso no pasa desapercibido para el equipo. Palabras del brasileño Pelé sobre Diego Maradona, entrenador del equipo de Argentina en el mundial de Fútbol Sudafrica 2010       
Puntuación: 1 / 5 (1 votación)

Nunca habrá otro Pelé. Mi padre y mi madre cerraron la fábrica y rompieron el molde. Soy único e irrepetible       
(0 votaciónes)

Cuando el 15 de junio de 1958 fui al estadio Nya Ullevi de Gotemburgo, había 50.000 personas con ganas de ver al pequeño niño negro que llevaba el número 10. Muchos me vieron como una especie de mascota en comparación con el físico enorme de los rusos       
(0 votaciónes)

Maradona tuvo mucha suerte porque pese a todo lo equivocado que ocurrió en su vida, como las drogas, hay personas que aún le ofrecen empleo       
(0 votaciónes)

Diego es un vencedor, un ejemplo que nos enseña que con fe en Dios todo se puede       
(0 votaciónes)

Tal vez diga una blasfemia, pero con una lógica. ¿Saben que en cualquier encuesta soy más conocido que Jesucristo? A mí me da risa, soy católico y se lo que significa Jesús con sus valores       
(0 votaciónes)

Ya lo dije, él me ama. Fui a la inauguración de su programa, a ayudarlo en un evento para reunir dinero. Me gusta, creo que él me ama. En cuanto a quién era mejor, yo todavía creo que tiene que aprender a cabecear bien y a pegarle con la pierna derecha       
(0 votaciónes)

Maradona no es un buen seleccionador porque lleva un estilo de vida extraño, y eso no pasa desapercibido para el equipo       
(0 votaciónes)

Dios me dio el don de jugar al fútbol, y el resto lo conseguí porque me cuidaba y me preparaba       
(0 votaciónes)