Frases de Oscar Wilde - Página 4

Oscar Wilde Escritor británico (Dublín, 1854 - París, 1900). Hijo del cirujano William Wills-Wilde y de la escritora Joana Elgee. Oscar Wilde es considerado uno de los dramaturgos más destacados del Londres victoriano tardío, además, fue una celebridad de la época debido a su gran ingenio. Hoy en d... Leer más sobre Oscar Wilde
La buena gente hace un daño enorme. Y por supuesto, el peor daño es conceder tanta importancia a la maldad. Es absurdo dividir a la gente en buena y mala. La gente es encantadora o aburrida       
(0 votaciónes)

En este mundo hay sólo dos tragedias: una es no obtener lo que se quiere; la otra es obtenerlo. Esta última es la peor, es una verdadera tragedia       
(0 votaciónes)

Los hijos empiezan por amar a sus padres; pasado algún tiempo, los juzgan; rara vez los perdonan       
(0 votaciónes)

Los hombres conocen la vida demasiado pronto; las mujeres, demasiado tarde       
(0 votaciónes)

El objetivo del mentiroso es sencillamente encantar, deleitar, proporcionar placer. Él es la mismísima base de la sociedad civilizada       
(0 votaciónes)

Cuando me da por pensar de noche en mis defectos, me quedo dormido inmediatamente       
(0 votaciónes)

Las mujeres feas son celosas de sus maridos. Las bonitas no tienen tiempo, ¡están siempre tan ocupadas en estar celosas de los maridos de las demás...!       
(0 votaciónes)

Si queremos comprender a una nación por su arte, estudiemos su arquitectura y su música       
(0 votaciónes)

Cuando era joven, creía que el dinero era lo más importante del mundo. Ahora que soy viejo, lo sé       
(0 votaciónes)

No creo que haya en el mundo ninguna mujer que no se sienta halagada cuando se le hace el amor. Eso es lo que hace a las mujeres tan irresistiblemente adorables       
(0 votaciónes)

La única forma de vivir en la memoria de las clases comerciales es nunca pagando las deudas       
(0 votaciónes)

El trabajo es la maldición de la clase bebedora       
(0 votaciónes)

La manera de conducirse con una mujer consiste en hacerle el amor si es bonita, y en hacérselo a otra si no lo es       
(0 votaciónes)

Perdona siempre a tu enemigo. No hay nada que lo enfurezca más       
Puntuación: 3 / 5 (1 votación)

La tragedia de la vejez no es que uno sea viejo, sino haber sido joven       
(0 votaciónes)

Los hombre jóvenes quieren ser fieles y no lo consiguen; los hombres viejos quieren ser infieles y no lo logran       
(0 votaciónes)