Frases de Miguel Servet

Miguel Servet Teólogo y médico español (Miguel Servetus; Villanueva de Sijena, España, 1511-Champel, Suiza, 1553). Mientras cursaba estudios en Barcelona trabó amistad con el confesor de Carlos I fray Juan de Quintana, quien lo acogió a su servicio y viajó con él a Roma en 1530 con motivo de la coronació... Leer más sobre Miguel Servet
Con mis propios ojos he visto yo mismo cómo lo llevaban con pompa sobre sus hombros los príncipes, y cómo lo adoraba todo el pueblo de rodillas a lo largo de las calles       
(0 votaciónes)

Cristo camina en las olas del viento y habita en el vértice de la Tierra, mide los cielos con su palmo y le caben en sus manos las aguas del mar       
(0 votaciónes)

La luz da el ser a la cosa, la luz es la forma de la cosa...la luz es lo más hermoso de este mundo y del otro       
(0 votaciónes)

Leed la Biblia una y mil veces; si no le tenéis gusto es que habéis perdido la llave del conocimiento       
(0 votaciónes)

Propio de la condición humana es la enfermedad de creer a los demás impostores e impíos, no a nosotros mismos, porque nadie reconoce sus propios errores       
(0 votaciónes)

¡Oh, Cristo, Hijo de Dios eterno, salva mi anima! ¡El hacha! ¡El hacha!; la hoguera no!       
(0 votaciónes)

Ni con estos, ni con aquellos estoy conforme ni disiento en todo. Todos tienen parte de verdad y parte de error, y cada cual descubre el error en otro sin ver el suyo       
(0 votaciónes)

En la Biblia no hay menciones a la Trinidad. Nosotros conocemos a Dios no por nuestras orgullosas concepciones filosóficas, sino a través de Cristo       
(0 votaciónes)

La fe, si se considera en su propiedad esencial y pura, no contiene tal perfección como el amor...El amor es superior a todo...durable, sublime, más parecido a Dios       
(0 votaciónes)