Frases de Michael Crichton

Michael Crichton Novelista estadounidense (John Michael Crichton; Chicago, Illinois, 1942 - Los Ángeles, 2008). Graduado en antropología y etnología, se dedicó a escribir novelas de misterio, con base científica, entre ellas, La amenaza de Andrómeda (1969), El hombre terminal (1972), Almas de metal (1973),... Leer más sobre Michael Crichton
¿Van a fabricar un montón de animales prehistóricos y a ponerlos en una isla? Muy bien. Un sueño delicioso. Encantador. Pero no va a funcionar del modo planeado. Es intrínsecamente impredecible, del mismo modo que lo son las condiciones meteorológicas       
(0 votaciónes)

En siglos pasados, los seres humanos deseaban ser salvados, o mejorados, o liberados, o educados. Pero en nuestro siglo quieren ser entretenidos. No es la enfermedad o la muerte lo que más nos asusta, sino el aburrimiento. Una sensación de tiempo en las manos, una sensación de no tener nada que hacer. Una sensación de que no nos divertimos       
(0 votaciónes)

¿A qué se dedica? -Soy abogado. -Debería haberlo adivinado. Hoy día todo el mundo es abogado. Si extrapolamos el crecimiento estadístico de la profesión jurídica, en el año 2035 todas los habitantes de Estados Unidos serán abogados, incluidos los recién nacidos. Serán abogados natos. ¿Cómo cree que será vivir en una sociedad así?       
(0 votaciónes)

Cabe la posibilidad de que sea beneficioso para ellos y no lo sea para nosotros. El conflicto de intereses es lo habitual. -Todas las criaturas tienen derecho a vivir en el planeta       
(0 votaciónes)

Pero la idea fundamental era la misma: crear un programa que obligase al computador a actuar emocionalmente, como una persona. (..) Cada uno de los programas podía reaccionar con tres estados diferentes: amor, miedo e indignación, y con tres iniciativas: acercamiento, retirada y ataque. Todo ello, naturalmente, era abstracto en extremo       
(0 votaciónes)

Ninguna persona inteligente sabe a qué quiere dedicarse hasta los veinte o treinta años       
(0 votaciónes)

Del mismo modo que existe una ecología del mundo natural, en los bosques, montañas y mares, hay también una ecología del mundo de las abstracciones mentales, las ideas y el pensamiento creado por el hombre       
(0 votaciónes)

Martin tiene otro truco. Pronunciará una frase provocativa y luego hará una pausa, esperando que usted llene la laguna. Dirá: Casey, usted fabrica aviones, por lo tanto sabrá que los aviones no son seguros...Y esperará que usted responda. Pero observe que en realidad no le ha formulado una pregunta       
(0 votaciónes)

¿Hay algo que...Esto...Prefieres que la policía no encuentre? -No. -O sea, a mí me da igual, pero en Los Ángeles todo el mundo tiene algún que otro mal hábito, o si no, no estaríamos aquí...-No, Lisa --dijo Evans-. No tomo drogas, si es eso lo que quieres decir       
(0 votaciónes)

Estos animales están genéticamente diseñados para ser incapaces de sobrevivir en el mundo real. Sólo pueden vivir aquí, en el Parque Jurásico. No son libres en absoluto. Esencialmente, son nuestros prisioneros       
(0 votaciónes)

La principal causa de la destrucción del medio ambiente es la pobreza. La gente que muere de hambre no puede preocuparse por la contaminación. Se preocupa por la comida       
(0 votaciónes)

Necesitamos un nuevo movimiento ecologista, con nuevos objetivos y nuevas organizaciones. Necesitamos más gente trabajando sobre el terreno, en el medio ambiente real, y menos gente detrás de pantallas de ordenador. Necesitamos más científicos y muchos menos abogados       
(0 votaciónes)

La conjunción de hombres y maquinas, cerebros humanos y cerebros electrónicos, ya no le parecía extraña y provocativa. Se trataba simplemente de medios para seguir progresando, para llevar a cabo la investigación       
(0 votaciónes)

En la actualidad, hablar con un periodista era como jugar una decisiva partida de ajedrez: una tenía que pensar con antelación, imaginar todas las maneras en que el reportero podía tergiversar una declaración. Se respiraba un clima inevitablemente hostil       
(0 votaciónes)

El consenso de la intelectualidad no es necesariamente correcto, al margen de cuántos le den crédito, o durante cuántos años perdure la creencia. Puede ser errónea. De hecho, puede ser muy errónea. Y nunca debemos olvidarlo. Porque volverá a ocurrir. Y en realidad así ha sido       
(0 votaciónes)