Frases de Maximilien Robespierre

Maximilien Robespierre Político de la Revolución francesa que instauró el régimen del Terror (Arras, Artois, 1758 - París, 1794). Procedente de la pequeña nobleza del norte de Francia, se hizo abogado y frecuentó los círculos literarios y filosóficos de su ciudad en la década de 1780; sus escritos de esa época... Leer más sobre Maximilien Robespierre
El terror no es más que la justicia rápida, severa, inflexible       
(0 votaciónes)

Cualquier institución que no suponga la bondad de la gente, y al magistrado corruptible, es mala       
(0 votaciónes)

¿Hasta cuándo el furor de los déspotas será llamado justicia y la justicia del pueblo, barbarie o rebelión?       
(0 votaciónes)

¡El hombre ha nacido para la felicidad y para la libertad y en todas partes es esclavo e infeliz!¡La sociedad tiene como fin la conservación de sus derechos y la perfección de su ser; y por todas partes la sociedad lo degrada y lo oprime!¡Ha llegado el tiempo de recordarle sus verdaderos destinos!       
(0 votaciónes)

Toda ley que viole los derechos inalienables del hombre es esencialmente injusta y tiránica, no es una ley en absoluto       
(0 votaciónes)

Almas de fango, que no estimais mas que el oro, no quiero tocar vuestros tesoros, por impuro que sea su origen       
(0 votaciónes)

Se puede derrocar un trono por la fuerza, pero solo la sabiduría puede fundar una república       
(0 votaciónes)

El fundamento único de la sociedad civil es la moral       
(0 votaciónes)

Castigar a los opresores de la libertad es clemencia, perdonarlos es barbarie       
(0 votaciónes)

Cuando el trabajo es un placer, la vida es una alegría! Cuando el trabajo es un deber, la vida es una esclavitud       
(0 votaciónes)

Debemos temer el valor de nuestras opiniones, la flexibilidad de nuestros deberes       
(0 votaciónes)

El hombre ha nacido para la felicidad y para la libertad y en todas partes es esclavo e infeliz. La sociedad tiene como fin la conservación de sus derechos y la perfección de su ser; y por todas partes la sociedad lo degrada y lo oprime. Ha llegado la hora de recordarle sus verdaderos destinos       
(0 votaciónes)