Frases de Martín Lutero

Martín Lutero Teólogo alemán cuya ruptura con la Iglesia católica puso en marcha la Reforma protestante (Eisleben, Turingia, 1483-1546). Contrariando la voluntad de sus padres, Martín Lutero se hizo monje agustino en 1505 y comenzó a estudiar Teología en la Universidad de Wittenberg, en donde se doctoró en... Leer más sobre Martín Lutero
Sepan que están muy equivocados al tildarme de enemigo de la iglesia romana. No soy su enemigo sino que le profeso el más puro amor, así como también a la iglesia cristiana entera       
Puntuación: 5 / 5 (1 votación)

La felicidad es mi espada, y mi alegría, mi escudo       
(0 votaciónes)

La guerra es la más grande plaga que azota a la humanidad; destruye la religión, destruye naciones, destruye familias. Es el peor de los males       
(0 votaciónes)

Aquí estoy, no puedo obrar de otra manera, ampáreme Dios, Amén       
(0 votaciónes)

La medicina hace enfermos; la matemática, tristes; y la teología, gente pecadora       
(0 votaciónes)

En primer lugar, debemos prender fuego a sus sinagogas o escuelas y enterrar y tapar con suciedad todo lo que no prendamos fuego... De modo que Dios vea que nosotros somos cristianos y que no aprobamos ni toleramos a sabiendas tales mentiras, maldiciones y blasfemias a Su Hijo y a sus cristianos       
(0 votaciónes)

Todo lo que se hace en el mundo se hace por una esperanza       
(0 votaciónes)

Que debe llenar las manos, lenguas, ojos, oídos y corazones de todos los hombres. La Biblia sin comentarios es el sol que por sí solo da luz a todos los profesores y pastores       
(0 votaciónes)

¿Qué es Dios para los cristianos? Un gran castillo, un poderoso escudo, una buena arma       
(0 votaciónes)

Quien no ame el vino, las mujeres y las canciones, será un estúpido toda su vida       
(0 votaciónes)

La razón es el mayor enemigo que tiene la fe; nunca viene en ayuda de las cosas espirituales, sino que las más de las veces lucha contra la palabra divina, tratando con desdén todo lo que emana de Dios       
(0 votaciónes)

La superstición, la idolatría, y la hipocresía tienen grandes pagas, pero la verdad tiene que mendigar       
(0 votaciónes)

Ningún vestido le sienta peor a una mujer que el deseo de ser sabia       
(0 votaciónes)

Aquel a quien no le gusta el vino, la mujer ni el canto, será un necio toda su vida       
(0 votaciónes)