Frases de Marcelino Champagnat

Marcelino Champagnat Eclesiástico francés (Rosey, Loire, 1789 - L'Hermitage, 1840). Religioso y santo francés, fundador de la Congregación de los Hermanos Maristas de la Enseñanza. Criado en el seno de una familia numerosa de costumbres sobrias, Marcelino Champagnat... Leer más sobre Marcelino Champagnat
¡Qué sabio y feliz es aquel que procura ser ahora como desea que Dios lo encuentre en su última hora!       
(0 votaciónes)

No puedo ver a un niño o a un joven sin sentir profundas ganas de gritarle lo hermoso que es vivir y el gran amor que el Padre Dios nos tiene       
(0 votaciónes)

Dios nos envía a esos niños y nos concede la gracia de acogerlos; ya nos enviará con qué alimentarlos       
(0 votaciónes)

Ver ofender a Dios, y ver que los hombres pierden su esperanza y su amor, son para mí dos cosas insoportables y que me parten el corazón       
(0 votaciónes)

Pido también a Dios y deseo con toda mi alma que siempre os sintáis en presencia de Dios, porque esto anima la oración y hace crecer todas las virtudes       
(0 votaciónes)

Es costoso vivir como buen religioso, pero la gracia y el amor de Dios lo pueden todo y lo llenan todo de gran felicidad. Qué consuelo y qué paz da morir en brazos de María y en su familia       
(0 votaciónes)

El niño pobre ha de ocupar un puesto en la escuela, no según su condición y fortuna, sino según su capacidad. Ha de poder, si sus actitudes se lo permiten, seguir todos los grados, competir con el rico, ocupar un puesto a su lado y aún sobrepasarle       
(0 votaciónes)