Frases de José Saramago

José Saramago Narrador y ensayista portugués, premio Nobel de Literatura en 1998 (Azinhaga, 1922 - Tías, España, 2010). Nacido en el seno de una familia de labradores y artesanos, José Saramago creció en Lisboa, en Alfama, un barrio muy popular de la ciudad. Su madre, analfabeta, inculcó en él la sed de... Leer más sobre José Saramago
Nuestra única defensa contra la muerte es el amor       
(0 votaciónes)

El día en que sea posible construir sobre el amor no ha llegado todavía       
(0 votaciónes)

El tiempo es un maestro de ceremonias que siempre acaba poniéndonos en el lugar que nos compete. Vamos avanzando, parando y retrocediendo según sus órdenes. Nuestro error es imaginar que podemos buscarle las vueltas       
(0 votaciónes)

El pasado es un inmenso pedregal que a muchos les gustaría recorrer como si de una autopista se tratara, mientras otros, pacientemente, van de piedra en piedra, y las levantan, porque necesitan saber qué hay debajo de ellas. A veces les salen alacranes o escolopendras, pero no es imposible que, al menos una vez, aparezca un elefante(..)       
(0 votaciónes)

Y te digo que manco es Dios, e hizo el universo       
(0 votaciónes)

Yo no soy pesimista. Es el mundo el que es pésimo       
(0 votaciónes)

Al final descubrimos que la única condición para vivir, es morir       
(0 votaciónes)

Como una invalidez del lenguaje: no es querer decir amor y que la lengua no llegue; es tener lengua y no llegar al amor       
(0 votaciónes)

Alonso Quijano no estaba loco. Lo que estaba era harto, y por eso eligió otra vida       
(0 votaciónes)

El centro comercial es la nueva catedral de la sociedad actual       
(0 votaciónes)

Como ya deberíamos saber, la representación más exacta, más precisa, del alma humana es el laberinto. En ella todo es posible       
(0 votaciónes)

Lo que realmente nos separa de los animales es nuestra capacidad de esperanza       
(0 votaciónes)

Vivir sería una experiencia realmente extraordinaria en la ahistoridad total del sentido de las cosas que ocurren       
(0 votaciónes)

El poder lo contamina todo, es tóxico. Es posible mantener la pureza de los principios mientras estás alejado del poder. Pero necesitamos llegar al poder para poner en práctica nuestras convicciones. Y ahí la cosa se derrumba, cuando nuestras convicciones se enturbian con la suciedad del poder       
(0 votaciónes)

En democracia el ciudadano debe elegir, que yo sepa las multinacionales no se presentan a las elecciones y tienen el poder efectivo, real. Es una comedia de engaños       
(0 votaciónes)

Pero que triste la gente sin otra finalidad en la vida que la de hacer hijos sin saber por qué ni para qué. Para continuar la especie, dicen aquellos que creen en un objetivo final, en un razón última, aunque no tengan ni idea de cuáles son y nunca se hayan preguntado en nombre de qué tiene que perpetuarse la especie, como si fuese ella la única y última esperanza del universo       
(0 votaciónes)