Frases de Jacinto Benavente

Jacinto Benavente Dramaturgo español cuyos comienzos en El nido ajeno (1894) permitieron vislumbrar una profunda renovación del teatro en castellano (Jacinto Benavente Martínez; Madrid, 1866 - 1954). No obstante, la situación de la escena española le aconsejó inclinarse por obras de gran éxito en lugar de... Leer más sobre Jacinto Benavente
La peor verdad sólo cuesta un gran disgusto; la mejor mentira cuesta muchos disgustos pequeños, y por fin el disgusto grande       
Puntuación: 3.75 / 5 (4 votaciónes)

La única tristeza sin consuelo en la vida es la tristeza que se ha merecido       
(0 votaciónes)

Los amores son como los niños recién nacidos; hasta que no lloran no se sabe si viven       
Puntuación: 4 / 5 (1 votación)

La única aristocracia posible y respetable es la de las personas decentes       
(0 votaciónes)

La noche ha prendido sus claros diamantes en el terciopelo de un cielo estival       
(0 votaciónes)

Los artistas han convenido en que lo más pintoresco y característico de cada pueblo es la roña, sea material o espiritual       
(0 votaciónes)

El amigo que sabe llegar al fondo de nuestro corazón, ése, como tú, ni aconseja ni recrimina; ama y calla       
(0 votaciónes)

Para comprender el dolor no hay inteligencia como el dolor mismo       
(0 votaciónes)

El amor es así, como el fuego; suelen ver antes el humo los que están fuera que las llamas los que están dentro       
(0 votaciónes)

La verdadera educación se demuestra cuando se pierde la educación       
(0 votaciónes)

El amor de los judíos a su pueblo sólo se traduce por odio a los demás pueblos de la tierra; odio disfrazado de amor a una idea, que es lo más abstracto que puede amarse y en nombre de la cual se predica la destrucción de todo lo existente, Humanidad inclusive. Donde veáis ruinas y estragos, podéis asegurar que por allí ha pasado el judío       
(0 votaciónes)

Si la gente nos oyera los pensamientos, pocos escaparíamos de estar encerrados por locos       
(0 votaciónes)

En asuntos de amor los locos son los que tienen más experiencia. De amor no preguntes nunca a los cuerdos; los cuerdos aman cuerdamente, que es como no haber amado nunca       
(0 votaciónes)

Al amor lo pintan ciego y con alas. Ciego para no ver los obstáculos y con alas para salvarlos       
(0 votaciónes)

Quizás a nadie atormentamos como a nuestra madre; quizá por ningún cariño sacrificamos menos: tan seguros estamos de poseerlo siempre, de que siempre perdona       
(0 votaciónes)

Ningún vanidoso siente celos       
Puntuación: 3 / 5 (1 votación)