Frases de Honoré de Balzac

Honoré de Balzac Novelista francés (Honoré u Honorato de Balzac; Tours, Francia, 1799 - París, 1850). En 1814 se trasladó con su familia a París, donde estudió derecho y empezó a trabajar en un bufete, pero su afición a la literatura le movió a abandonar su carrera y escribir el drama Cromwell (1820), que... Leer más sobre Honoré de Balzac
El amor no es sólo un sentimiento. Es también un arte       
(0 votaciónes)

Lo mejor de la vida son las ilusiones       
(0 votaciónes)

En el naufragio de la borrachera el amor propio es el único sentimiento que consigue mantenerse a flote       
(0 votaciónes)

El tiempo es el único capital de las personas que no tienen más que su inteligencia por fortuna       
(0 votaciónes)

El glotón es el sujeto menos estimable de la gastronomía, porque ignora su principio elemental: ¡El arte sublime de masticar!       
(0 votaciónes)

Las personas débiles se tranquilizan tan fácilmente como se asustan       
(0 votaciónes)

El anciano es un hombre que ya ha comido y observa cómo comen los demás       
(0 votaciónes)

La conciencia, amigo, es uno de esos bastones que todo el mundo coge para apalear a su vecino, pero que nunca nadie hace servir para sí mismo       
(0 votaciónes)

En todos sitios, antes de juzgar a un hombre, la gente escucha lo que de él piensa su mujer       
(0 votaciónes)

La resignación es un suicidio cotidiano       
(0 votaciónes)

Es necesario ser casi un genio para ser un buen marido       
(0 votaciónes)

El descortés es como un leproso del mundo distinguido       
(0 votaciónes)

El odio confesado es impotente       
(0 votaciónes)

El benefactor crea derechos en el agradecido       
(0 votaciónes)

Es tan absurdo pretender que un hombre no puede amar siempre a la misma mujer, como pretender que un buen violinista no puede tocar siempre el mismo instrumento       
(0 votaciónes)

Si el amor es la primera entre las pasiones es porque halaga a todas las demás       
(0 votaciónes)