Frases de Friedrich Nietzsche - Página 9

Friedrich Nietzsche Filósofo, poeta y filólogo alemán nacionalizado suizo. (Röcken, cerca de Lützen, 15 de octubre de 1844 – Weimar, 25 de agosto de 1900) considerado como uno de los pensadores contemporáneos más influyentes del siglo XIX. Su... Leer más sobre Friedrich Nietzsche
La mujer fue el segundo error de Dios       
(0 votaciónes)

Dios entregó su Hijo para remisión de los pecados, como víctima       
(0 votaciónes)

Solamente aquel que contribuye al futuro tiene derecho a juzgar el pasado       
Puntuación: 2 / 5 (1 votación)

Ignoro lo que pueden ser los problemas puramente intelectuales       
(0 votaciónes)

Todos los innovadores de espíritu, llevan en la frente por algún tiempo a señal pálida y fatal del chandala, porque ellos mismos sienten el terrible abismo que les separa de todo lo tradicional y venerado       
(0 votaciónes)

EL hombre libre, y mucho más el espíritu libre, pisotea esa especie de bienestar despreciable con que sueñan los tenderos, los cristianos y las vacas       
(0 votaciónes)

Entre los particulares la locura es poco frecuente, entre los grupos, partidos, pueblos y épocas, la regla       
(0 votaciónes)

¿Aspiro acaso a la felicidad? ¡Yo aspiro a mi obra!       
(0 votaciónes)

El hombre del conocimiento no solo tiene que saber amar a sus enemigos, tiene también que saber odiar a sus amigos       
(0 votaciónes)

No hay razón para buscar el sufrimiento, pero si éste llega y trata de meterse en tu vida, no temas; míralo a la cara y con la frente bien levantada       
(0 votaciónes)

El sexo es una trampa de la naturaleza para no extinguirse       
Puntuación: 5 / 5 (1 votación)

La vida es un manantial de goces; pero donde la canalla deja envenenadas las fuentes       
(0 votaciónes)

Quien siembra en el espíritu, planta un árbol a larga fecha       
(0 votaciónes)

Hay que dejar de ser bocado en el momento en que se alcanza el pleno sabor; esto lo saben todos los que desean ser amados durante largo tiempo       
(0 votaciónes)

Dos cosas quiere el hombre de verdad: el peligro y el juego. Por eso quiere la mujer, que es el juguete más peligroso       
Puntuación: 5 / 5 (1 votación)

Cómo se quiere que muera a tiempo quien nunca ha vivido a tiempo       
(0 votaciónes)