Frases de Friedrich Nietzsche - Página 4

Friedrich Nietzsche Filósofo, poeta y filólogo alemán nacionalizado suizo. (Röcken, cerca de Lützen, 15 de octubre de 1844 – Weimar, 25 de agosto de 1900) considerado como uno de los pensadores contemporáneos más influyentes del siglo XIX. Su... Leer más sobre Friedrich Nietzsche
Cuando me encuentro con una criatura, encuentro la voluntad del poder       
(0 votaciónes)

Y quien ansia superarse creando posee la voluntad más pura       
(0 votaciónes)

Pues primitivamente, siempre que el hombre veía que se producía un acontecimiento, creía en la existencia de una voluntad como causa de aquel, así como en la de seres que actuaban personalmente en un segundo plano. La idea de la mecánica le resultaba totalmente extraña       
(0 votaciónes)

El que desee convertirse en conductor de hombres, debe resignarse a pasar largo tiempo por su peor enemigo       
Puntuación: 5 / 5 (1 votación)

Si se coloca el centro de gravedad de la vida en el más allá, se ha arrebatado el centro de gravedad de la vida en general       
(0 votaciónes)

Puede considerarse como un monstruoso atavismo que aún hoy el hombre vulgar está esperando las opiniones de los demás acerca de sí mismo para someterse a ellas       
Puntuación: 5 / 5 (1 votación)

El hombre de fe, el creyente de toda especie es, por necesidad, un hombre dependiente       
(0 votaciónes)

Ni la comodidad, ni el bienestar material, ni la riqueza, ni el poder en el sentido tradicional constituyen los objetivos del superhombre       
(0 votaciónes)

Siempre es consolador pensar en el suicidio: de este modo se puede sobrellevar más de una mala noche       
(0 votaciónes)

La libertad es algo que se tiene y no se tiene a la vez, que se quiere, que se conquista       
(0 votaciónes)

La edad de casarse llega mucho antes que la de quererse       
(0 votaciónes)

Miradas todas del amor, instantes divinos, moristeis prematuramente       
(0 votaciónes)

A la metafísica se la puede llamar la ciencia que trata de los errores del hombre como si fueran verdades fundamentales       
(0 votaciónes)

¿Por ser irrefutable ha de ser verdadero? ¡Necio, necio!       
(0 votaciónes)

Artículo tercero. El lugar maldito en que el cristianismo ha incubado sus huevos de basilisco será arrasado, y, como lugar infame de la tierra, constituirá el terror de toda la posteridad. En él se criarán serpientes venenosas       
(0 votaciónes)

Jamás se perdonará al cristianismo el abusar de la debilidad del moribundo para violentar su conciencia y tomar su actitud como pretexto para un juicio acerca del hombre y su pasado       
(0 votaciónes)