Frases de Friedrich Nietzsche - Página 21

Friedrich Nietzsche Filósofo, poeta y filólogo alemán nacionalizado suizo. (Röcken, cerca de Lützen, 15 de octubre de 1844 – Weimar, 25 de agosto de 1900) considerado como uno de los pensadores contemporáneos más influyentes del siglo XIX. Su... Leer más sobre Friedrich Nietzsche
Ciertos hombres nacen póstumos       
(0 votaciónes)

La teoría de la reencarnación es el punto de partida de la historia del hombre       
(0 votaciónes)

Sino lo que es necio ante el mundo lo ha elegido Dios para deshonrar a los sabios; y lo que es débil ante el mundo lo ha elegido Dios para deshonrar a lo fuerte. Y lo innoble ante el mundo y lo despreciado lo ha elegido Dios, y lo que es nada, para aniquilar a lo que es algo       
(0 votaciónes)

La vocación es la espina dorsal de la vida       
(0 votaciónes)

La cosa que mejor hacemos, desearía nuestra vanidad hacerla pasar por la más difícil. Esto puede explicar el origen de muchas morales       
(0 votaciónes)

La espiritualización de la sensualidad se llama amor       
(0 votaciónes)

No quiero cultivar mi felicidad, quiero realizar mi obra       
(0 votaciónes)

La educación superior no corresponde más que a las excepciones: hay que ser privilegiado para tener derecho a privilegio tan precioso       
(0 votaciónes)

Que la vida ha de superarse siempre de nuevo       
(0 votaciónes)

Quien con monstruos lucha cuide de convertirse a su vez en monstruo. Cuando miras largo tiempo a un abismo, el abismo también mira dentro de ti       
(0 votaciónes)

La sabiduría, se tiene sed de ella sin poder apagarla jamás       
(0 votaciónes)

La crueldad es uno de los placeres más antiguos de la humanidad       
(0 votaciónes)

Derechos iguales para todos: he ahí la más maravillosa injusticia, pues son precisamente los hombres superiores las únicas víctimas de ese régimen       
(0 votaciónes)

Una virtud es siempre más virtud que dos, porque es más fuerte el nudo a que se vincula el destino       
(0 votaciónes)

Todo el mundo cree que puede decir algo cuando se habla del tiempo, de las enfermedades y del bien y el mal       
(0 votaciónes)

Hasta donde alcanza el influjo de los teólogos, el juicio de valor está puesto cabeza abajo, los conceptos verdadero y falso están necesariamente invertidos       
(0 votaciónes)