Frases de Friedrich Nietzsche - Página 20

Friedrich Nietzsche Filósofo, poeta y filólogo alemán nacionalizado suizo. (Röcken, cerca de Lützen, 15 de octubre de 1844 – Weimar, 25 de agosto de 1900) considerado como uno de los pensadores contemporáneos más influyentes del siglo XIX. Su... Leer más sobre Friedrich Nietzsche
El diablo es simplemente la ociosidad de Dios cada siete días       
(0 votaciónes)

El amor prolongado es posible -aun siendo un amor feliz- porque no es fácil poseer a un ser humano hasta el final, conquistarlo hasta el final -siempre se abren fondos nuevos, cuartos traseros del alma nuevos, aún no descubiertos, y también hacia ellos alarga sus manos la infinita ansia posesiva del amor-. Pero el amor finaliza tan pronto como sentimos un ser como limitado       
Puntuación: 5 / 5 (1 votación)

Volví la espalda a los gobernantes al comprobar que ahora llaman gobernar al regateo por el poder con la chusma       
Puntuación: 5 / 5 (1 votación)

¿Eres esclavo? En tal caso, no puedes ser amigo. ¿Eres tirano? En tal caso, nadie puede ser amigo tuyo       
(0 votaciónes)

No me entienden; yo no soy la boca que sepa llegar a esos oídos       
(0 votaciónes)

Fe: no querer saber la verdad       
(0 votaciónes)

¿Donde está la belleza? Allí donde uno tiene que querer con toda la fuerza de voluntad; allí donde uno quiere amar y perecer, para que tal imagen deje de ser nada más que imagen. Amar y perecer; desde todas las eternidades lo uno está ligado a lo otro       
(0 votaciónes)

Lo que es muy difícil de comprender por los hombres es su ignorancia con respecto a ellos mismos       
(0 votaciónes)

El que yo tenga cariño, y muchas veces demasiado cariño, a la sabiduría, obedece al hecho de que me recuerda a la vida. Tiene ella el mismo mirar, la misma risa… ¿Qué culpa tengo yo de que las dos se parezcan tanto?       
(0 votaciónes)

Que seria de tu felicidad, radiante astro, si no tuvieras aquellos para los que brillas       
(0 votaciónes)

El que niega su propia vanidad suele poseerla en forma tan brutal, que debe cerrar los ojos si no quiere despreciarse a sí mismo       
(0 votaciónes)

Las mujeres siempre intrigan en secreto contra el alma superior de sus maridos; siempre quieren apartarles de su futuro con el cebo de un presente cómodo y libre de sufrimiento       
(0 votaciónes)

Toda virtud tiene sus privilegios; por ejemplo, el de contribuir con su pequeña tea a la hoguera de los condenados       
(0 votaciónes)

El temor es la madre de la moralidad       
Puntuación: 3 / 5 (2 votaciónes)

Amo a aquel cuya alma es profunda aún en la herida       
(0 votaciónes)

La domesticación no mejora a la bestia, la enferma, hace que se aborrezca a si misma, la llena de odio hacia los instintos vitales, la llena de desconfianza hacia todo lo que sigue siendo fuerte y feliz. En una palabra, la hace cristiana       
(0 votaciónes)