Frases de Friedrich Nietzsche - Página 19

Friedrich Nietzsche Filósofo, poeta y filólogo alemán nacionalizado suizo. (Röcken, cerca de Lützen, 15 de octubre de 1844 – Weimar, 25 de agosto de 1900) considerado como uno de los pensadores contemporáneos más influyentes del siglo XIX. Su... Leer más sobre Friedrich Nietzsche
Este mundo, eternamente imperfecto, imagen, e imagen imperfecta, de una contradicción eterna       
(0 votaciónes)

Uno pierde fuerza cuando compadece       
(0 votaciónes)

Tener fe significa no querer saber la verdad       
(0 votaciónes)

Si alguna vez deseasteis todo otra vez, todo eterno, todo entrelazado, trabado, entretejido por el amor, entonces amasteis el mundo       
(0 votaciónes)

La única disculpa de Dios es que no existe       
(0 votaciónes)

Hay derecho que nos permite tomar la vida de un hombre; no hay ninguno que nos permita tomar su muerte; es pura crueldad       
(0 votaciónes)

Sé al menos mi enemigo... Así habla el verdadero respeto que no se atreve a implorar amistad       
(0 votaciónes)

Negar a Dios será la única forma de salvar el mundo       
Puntuación: 5 / 5 (1 votación)

Tal es el destino que quiere mi voluntad       
(0 votaciónes)

Nada hay tan grato sobre la tierra como una voluntad sublime y fuerte       
(0 votaciónes)

Casi todo político tiene tanta necesidad, en determinadas circunstancias, de un hombre honesto, que, cual si fuera un lobo hambriento, irrumpe en el redil; mas no para devorar el cordero robado, sino para ocultarse tras su lanoso lomo       
(0 votaciónes)

Ese tipo de hombres no piensa en acabar       
(0 votaciónes)

En la mayoría de los casos aun continua siendo eficaz contra el amor el viejo remedio radical: el amor que responde al nuestro       
(0 votaciónes)

El concepto hijo del hombre no es una persona concreta, perteneciente a la historia, una realidad singular, irrepetible, sino un hecho eterno un símbolo psicológico desligado del concepto del tiempo       
(0 votaciónes)

Las calumnias son enfermedades de los demás que se declaran en nuestro cuerpo       
(0 votaciónes)

Exceso de trabajo, curiosidad y simpatía, nuestros vicios modernos       
Puntuación: 5 / 5 (1 votación)