Frases de Frédéric Bastiat

Frédéric Bastiat Economista francés (Mugron, Landes, 1801 - Roma, 1850). La figura de Frédéric Bastiat representa la orientación económica denominada optimista, por cuanto se inspira en el convencimiento de la armonía sustancial de los intereses de clase en el sistema económico y en una ilimitada confianza en... Leer más sobre Frédéric Bastiat
La ley es la fuerza común organizada para obstaculizar la injusticia; y para abreviar, la ley es la justicia       
(0 votaciónes)

La ley se ha pervertido bajo la influencia de dos causas muy diferentes: el egoísmo carente de inteligencia y la falsa filantropía       
(0 votaciónes)

En las relaciones entre individuos, el uso de la fuerza solamente es legítimo cuando se trata de legítima defensa       
(0 votaciónes)

La gente empieza a darse cuenta de que el aparato del gobierno es costoso. Lo que aún no ven es que el peso recae sobre ellos       
(0 votaciónes)

La sociedad es el conjunto de servicios que los hombres prestan por la fuerza o voluntariamente los unos a los otros, es decir, servicios públicos y servicios privados       
(0 votaciónes)

Cuando la ley y la moral se contradicen una a otra, el ciudadano confronta la cruel alternativa de perder su sentido moral o perder su respeto por la ley       
(0 votaciónes)

Ninguna sociedad puede existir, si no impera en algún grado el respeto a las leyes       
(0 votaciónes)

El progreso de la inteligencia, del sentido común y de las costumbres nos acerca poco a poco a esa bella proporcionalidad, al colocar cada servicio en el sitio que moralmente le corresponde, si puedo expresarlo así       
(0 votaciónes)

Cuando el saqueo es organizado por ley para ganancia de los que hacen la ley, todas las clases saqueadas tratan de entrar de alguna manera de forma pacífica o revolucionaria en la elaboración de leyes       
(0 votaciónes)

Nos dicen los socialistas: Puesto que la ley organiza la justicia, ¿por qué no habría de organizar el trabajo la enseñanza y la religión? ¿Por qué? Porque no podría organizar el trabajo, la enseñanza y la religión, sin desorganizar la justicia       
(0 votaciónes)

El hombre no puede vivir y disfrutar sino por medio de una transformación y una apropiación perpetua, es decir por medio de una perpetua aplicación de sus facultades a las cosas, por el trabajo. De ahí emana la propiedad       
(0 votaciónes)