Frases de François de La Rochefoucauld

François de La Rochefoucauld Filósofo y moralista francés (François, duque de La Rochefoucauld; París, 1613 - 1680). Tal como él mismo relató en sus Memorias (1662), los primeros años de su vida adulta los pasó entre el ejército y la corte francesa, involucrado en hechos de armas, en numerosas intrigas y en aventuras... Leer más sobre François de La Rochefoucauld
Si una persona parece cuerda es sólo porque sus locuras son proporcionadas a su edad y estado       
(0 votaciónes)

Si no nos aduláramos jamás mutuamente, la vida sería menos placentera       
(0 votaciónes)

A los viejos les gusta dar buenos consejos para consolarse de no poder dar malos ejemplos       
(0 votaciónes)

Para tener éxito debemos hacer todo lo posible por parecer exitosos       
(0 votaciónes)

Por raro que sea el verdadero amor, es menos raro que la verdadera amistad       
(0 votaciónes)

Hay muchos remedios que curan el amor; pero ninguno infalible       
(0 votaciónes)

Para mí, la belleza es la maravilla de las maravillas. Sólo los superficiales no juzgan por las apariencias. El verdadero misterio del mundo es lo visible, no lo invisible       
(0 votaciónes)

Una mujer a la moda está siempre enamorada... de sí misma       
Puntuación: 3 / 5 (1 votación)

Poca gente domina el arte de saber envejecer       
(0 votaciónes)

La felicidad y la desgracia acuden ordinariamente a los seres que ya son felices y desgraciados       
(0 votaciónes)

Un hombre discreto puede estar enamorado como un loco, pero no como un tonto       
(0 votaciónes)

El verdadero amor es como los espíritus: todos hablan de ellos, pero pocos los han visto       
(0 votaciónes)

La duración de nuestras pasiones es tan independiente de nosotros, como la duración de la propia vida       
(0 votaciónes)

Por lo general nos aburren aquellas gentes con las que no nos está permitido aburrirnos       
(0 votaciónes)

No hay circunstancia, por infortunado que sea, de la cual una persona inteligente no saque alguna ventaja; y no hay circunstancia, por feliz que sea, que el necio no convierta en una desventaja       
(0 votaciónes)

El capricho de nuestro humor es aún más arbitrario que el de la suerte       
(0 votaciónes)