Frases de Erasmo de Rotterdam

Erasmo de Rotterdam Humanista neerlandés de expresión latina (Desiderio Erasmo de Rotterdam; Rotterdam, 1466 - Basilea, 1536). Clérigo regular de san Agustín (1488) y sacerdote (1492), pero incómodo en la vida religiosa (que veía llena de barbarie y de ignorancia), se dedicó a las letras clásicas y, por su fama... Leer más sobre Erasmo de Rotterdam
No hagas estima de ti por tu apersonamiento físico o los bienes que la fortuna te deparó, sino por tu prestancia moral o los bienes del alma       
(0 votaciónes)

El hombre inteligente no orina contra el viento       
(0 votaciónes)

Dicen que se acrecienta el reino si se gana un lugarcillo o una señoría para que se ponga después en las cartas: Señor de tal gente. Y no miran con cuántos robos de sus súbditos, con cuánta sangre, con cuántas viudeces y orfandades se compra aquel palmo de tierra que ganan       
(0 votaciónes)

Por el peculio de los sacerdotes el mundo entero se ve envuelto en guerras perniciosísimas;       
(0 votaciónes)

La esencia de la felicidad consiste en que aceptes ser el que eres       
(0 votaciónes)

Julio. Mi primer afán fue conocer perfectamente el ingenio, costumbres, afectos, riquezas e inclinaciones de todas las gentes y sobre todo de los príncipes: quién convenía con quién, quién tenía diferencias con quién. A continuación procuré servirme de todas esas cosas en mi propio interés       
(0 votaciónes)

La mujer es, reconozcámoslo, un animal inepto y estúpido aunque agradable y gracioso       
(0 votaciónes)

La guerra no discute que esta o aquella ciudad deba obedecer a un buen príncipe antes que servir a un tirano, sino si se pone a nombre de Fernando o Segismundo, si paga el impuesto a Felipe o a Luis       
(0 votaciónes)

El que conoce el arte de vivir consigo mismo ignora el aburrimiento       
(0 votaciónes)

Julio. ¿Quién sino la fuente de todas las leyes, el romano pontífice? A él corresponde, ciertamente, abolir la ley, interpretarla, ampliarla, restringirla, en la medida en que le parezca conveniente a sus intereses       
(0 votaciónes)

La sabiduría de este mundo es la madre y raíz de todos los males       
(0 votaciónes)

Los oradores, cuando no bastan a defender la causa por justicia, se acogen a las voces, como el cojo al caballo. (Parafraseando a Marco Tulio)       
(0 votaciónes)

La pugna es constante entre hombre y hombre, de uno con cualquier otro; ningún pacto es lo suficientemente firme entre los hombres       
(0 votaciónes)

No existe posesión de mayor precio que un amigo de veras; en ésta suelo descansar, y con ella consolarme de los posibles desafueros de la fortuna       
(0 votaciónes)

Julio. Nosotros llamamos Iglesia a los templos sagrados, a los sacerdotes y especialmente a la curia romana y en primer lugar a mí, que soy la cabeza de la Iglesia       
(0 votaciónes)

En la guerra, para vengar la afrenta de unos pocos y a veces de uno solo, afligimos cruelmente a tantos miles de hombres que no se lo merecen       
(0 votaciónes)