Frases de Confucio

Confucio Pensador chino (Lu, actual Shantung, China, h (Kung Fu-Tse). 551-479 a. C.) Pensador chino procedente de una familia noble arruinada, a lo largo de su vida alternó periodos en los que ejerció como maestro con otros en los que sirvió como funcionario del pequeño estado de Lu, en el noreste de... Leer más sobre Confucio
La venganza eterniza los odios       
(0 votaciónes)

Tened siempre presente la debilidad humana: es de vuestra naturaleza caer y cometer faltas       
(0 votaciónes)

No puede ser calificado de noble quien desconoce la voluntad del cielo, no puede estar asentado sobre una base firme quien ignora las leyes de las conveniencias («li»); no puede conocer a los hombres quien no entiende de las palabras de ellos       
(0 votaciónes)

Te diré lo que es el verdadero conocimiento: cuando sabes, saber que sabes; cuando no sabes, saber que no sabes       
(0 votaciónes)

Es más fácil apoderarse del comandante en jefe de un ejército que despojar a un miserable de su libertad       
(0 votaciónes)

El noble no da crédito a las palabras por la sola autoridad de quien las pronuncia; tampoco rechaza la verdad aunque provenga de una persona ignorante       
(0 votaciónes)

La naturaleza humana es buena y la maldad es esencialmente antinatural       
Puntuación: 4 / 5 (2 votaciónes)

Cuando el hombre se halla cerca de la muerte, sus palabras son sinceras y veraces       
(0 votaciónes)

Hay tres caminos que llevan a la sabiduría: La imitación, el más sencillo; la reflexión, el más noble; y la experiencia, el más amargo       
(0 votaciónes)

Si el hombre sabio observa una conducta displicente, no inspirará respeto; si se limita a estudiar, sus conocimientos no serán profundos. Debéis ser siempre sinceros, fieles y actuar con buena fe       
(0 votaciónes)

El verdadero conocimiento es saber la magnitud de la propia ignorancia       
(0 votaciónes)

La naturaleza hace que los hombres nos parezcamos unos a otros y nos juntemos; la educación hace que seamos diferentes y que nos alejemos       
(0 votaciónes)

Los defectos de un hombre se adecúan siempre a su tipo de mente. Observa sus defectos y conocerás sus virtudes       
(0 votaciónes)

Pensar dos veces ya es bastante       
(0 votaciónes)

El hombre superior gusta de ser lento en palabras, pero rápido en obras       
(0 votaciónes)

El hombre superior es modesto en el hablar, pero abundante en el obrar       
(0 votaciónes)