Frases de Charles Dickens

Charles Dickens Escritor británico (Portsmouth, Reino Unido, 1812-Gad's Hill, id., 1870). En 1822, su familia se trasladó de Kent a Londres, y dos años más tarde su padre fue encarcelado por deudas. El futuro escritor entró a trabajar entonces en una fábrica de calzados, donde conoció las duras condiciones... Leer más sobre Charles Dickens
El número de malhechores no autoriza el crimen       
(0 votaciónes)

En todas las cosas debe el hombre confiar más en su propia actividad que en la ajena       
(0 votaciónes)

Nadie es inútil en el mundo mientras pueda aliviar un poco el peso de sus semejantes       
(0 votaciónes)

La caridad comienza en mi casa, y la justicia en la puerta siguiente       
(0 votaciónes)

El hombre nunca sabe de lo que es capaz hasta que lo intenta       
(0 votaciónes)

Los grandes hombres rara vez son excesivamente escrupuloso en la disposición de su atuendo       
(0 votaciónes)

Cada proceso enseña algo que necesitamos aprender       
(0 votaciónes)

Hay grandes hombres que hacen a todos los demás sentirse pequeños. Pero la verdadera grandeza consiste en hacer que todos se sientan grandes       
(0 votaciónes)

Honraré la Navidad en mi corazón y procuraré conservarla durante todo el año       
(0 votaciónes)

En el pequeño mundo en el que los niños tienen su existencia, sea quien sea el que los eduque, nada hay que se perciba y se sienta tan sutilmente como la injusticia       
(0 votaciónes)

Es una verdad melancólica que incluso los grandes hombres tienen sus parientes pobres       
(0 votaciónes)

¡Dios nos bendiga a cada uno! Dijo Tiny Tim, el último de todos       
(0 votaciónes)

Hay siempre en el alma humana una pasión por ir a la caza de algo       
(0 votaciónes)

Yo experimento un profundo y humilde deseo, y lo conservaré mientras viva, de aumentar la cantidad de alegría inofensiva       
(0 votaciónes)

Los diferentes medios de comunicación nunca serán un sustituto para la cara de alguien que alienta con su alma a otra persona a ser valiente y honesta       
Puntuación: 4 / 5 (1 votación)

Reflexiona sobre tus bendiciones presentes, de las que todo hombre posee muchas; no sobre tus pasadas penas, de las que todos tienen algunas       
(0 votaciónes)