Frases de Blaise Pascal

Blaise Pascal Filósofo, físico y matemático francés (Clermont-Ferrand, Francia, 1623-París, 1662). Su madre falleció cuando él contaba tres años, a raíz de lo cual su padre se trasladó a París con su familia (1630). Fue un genio precoz a quien su padre inició muy pronto en la geometría e introdujo en... Leer más sobre Blaise Pascal
Sólo se es verdaderamente feliz cuando se sueña con la felicidad       
(0 votaciónes)

El hombre es naturalmente crédulo, incrédulo; tímido, temerario       
(0 votaciónes)

Nadie habla en nuestra presencia del mismo modo que en nuestra ausencia. La sociedad humana está fundada en este mutuo engaño       
(0 votaciónes)

Dicen que el hábito es una segunda naturaleza. Quien sabe, empero, si la naturaleza no es primero un hábito       
(0 votaciónes)

Cuando no se ama demasiado no se ama lo suficiente       
(0 votaciónes)

La curiosidad no es más que vanidad. En la mayoría de los casos, sólo queremos saber algo para hablar de ello       
(0 votaciónes)

Las gentes vulgares no encuentran diferencia entre los hombres       
(0 votaciónes)

¿De qué le sirve al hombre ganar el mundo si pierde su alma?       
(0 votaciónes)

El mundo está lleno de buenas máximas; sólo falta aplicarlas       
(0 votaciónes)

Hay personas que mienten simplemente por el gusto de mentir       
(0 votaciónes)

Vale más saber alguna cosa de todo, que saberlo todo de una sola cosa       
(0 votaciónes)

El arte de revolucionar y modificar los estados consiste en socavar las costumbres establecidas retrocediendo hasta sus orígenes para poner de manifiesto su falta de justicia       
(0 votaciónes)

Sólo hay dos clases de personas coherentes: los que gozan de dios porque creen en él y los que sufren porque no le poseen       
(0 votaciónes)

El hombre está dispuesto siempre a negar todo aquello que no comprende       
(0 votaciónes)

La naturaleza es una esfera infinita cuyo centro está en todas partes y su circunferencia en ninguno       
(0 votaciónes)

Para ser dichoso y ser o con toda seguridad es necesario procurar que los demás lo sean también. Tus bienes y tus males dependen en gran medida de aquellos con quienes te hayas juntado. La confidencia corrompe la amistad; el mucho contacto la consume, el respeto la conserva       
(0 votaciónes)