Frases de Benedicto XVI

Benedicto XVI Teólogo y prelado alemán, elegido Papa de la Iglesia Católica el 19 de abril de 2005, como sucesor de Juan Pablo II (Marktl, 1927). Tras cerca de ocho años de pontificado, presentó su renuncia en febrero de 2013, decisión con escasísimos precedentes en los dos mil años de historia de la... Leer más sobre Benedicto XVI
El mensaje cristiano no sólo informativo, sino performativo. Eso significa que el Evangelio no es solamente una comunicación de cosas que se pueden saber, sino una comunicación que comporta hechos y cambia la vida       
(0 votaciónes)

El mundo necesita el testimonio de vuestra fe, necesita ciertamente a Dios       
(0 votaciónes)

Que todo cristiano, en este Año de la fe, descubra la belleza de haber renacido al amor de Dios y de vivir como verdadero hijo suyo       
(0 votaciónes)

La fe no es la simple aceptación de unas verdades abstractas, sino una relación íntima con Cristo que nos lleva a abrir nuestro corazón a este misterio de amor y a vivir como personas que se saben amadas por Dios       
Puntuación: 5 / 5 (1 votación)

Quien cede a la tentación de ir por su cuenta o de vivir la fe según la mentalidad individualista, que predomina en la sociedad, corre el riesgo de no encontrar nunca a Jesucristo, o de acabar siguiendo una imagen falsa de Él       
(0 votaciónes)

Lo único que permanece eternamente es el alma humana, el hombre creado por Dios para la eternidad. El fruto que queda, por tanto, es el que hemos sembrado en las almas humanas, el amor, el conocimiento; El gesto capaz de tocar el corazón; La palabra que a       
(0 votaciónes)

El humanismo que excluye a Dios es un humanismo inhumano       
Puntuación: 5 / 5 (1 votación)

Ir contracorriente y resistir a los ídolos de la sociedad contemporánea forma parte de la misión de la Iglesia       
(0 votaciónes)

Cuando el relativismo moral se absolutiza en nombre de la tolerancia, los derechos básicos se relativizan y se abre la puerta al totalitarismo       
(0 votaciónes)

Dios quiere que amemos, que seamos imagen y semejanza suya. Porque, como dice san Juan, Él es Amor       
(0 votaciónes)

¡Cuántas veces los signos de poder ostentados por los potentes de este mundo son un insulto a la verdad, a la justicia y a la dignidad del hombre! Cuántas veces sus ceremonias y sus palabras grandilocuentes, en realidad, no son más que mentiras pomposas, una caricatura de la tarea a la que se deben por su oficio, el de ponerse al servicio del bien       
(0 votaciónes)

La verdad no se determina mediante un voto de la mayoría       
Puntuación: 5 / 5 (1 votación)

Se rechaza como visión idealista la posibilidad de poderme enriquecer simplemente en la entrega, de reencontrarme a partir del otro y a través de mi ser para el otro. Justamente aquí se engaña al hombre. Se le desaconseja amar. En definitiva, se le desaconseja ser hombre       
(0 votaciónes)

En un mundo basado sobre el cálculo, es el cálculo de las consecuencias lo que determina que es lo que hay que considerar moral o no       
(0 votaciónes)

En la medida en que nos acercamos a Cristo, también en nuestra vida verdad y caridad se funden. La caridad sin verdad sería ciega; la verdad sin caridad es como un címbalo que tintinea       
(0 votaciónes)

La fe sin la caridad no da fruto, y la caridad sin fe sería un sentimiento constantemente a merced de la duda. La fe y el amor se necesitan mutuamente, de modo que una permite a la otra seguir su camino       
(0 votaciónes)