Frases de Arthur Miller

Arthur Miller Dramaturgo estadounidense (Nueva York, 1915 - Roxbury, Connecticut, 2005). Autor de obras emblemáticas como La muerte de un viajante y Las brujas de Salem, y ganador en dos ocasiones del premio Pulitzer, Arthur Miller está considerado como uno de los mejores dramaturgos del siglo XX. Escritor... Leer más sobre Arthur Miller
La intención principal de una obra es despertar las pasiones de su audiencia a fin de crear aperturas a nuevas relaciones entre los hombres       
(0 votaciónes)

La mera idea de que sucedan [los milagros], sin embargo, persiste en la cabeza de mucha gente. Cuando eso muere hace que la gente sea más desgraciada       
(0 votaciónes)

Los hombres temen más el sexo que las mujeres       
(0 votaciónes)

Los que aman el dinero no lo regalan       
(0 votaciónes)

Trabaja uno toda la vida para comprar una casa, y cuando, por fin, la casa ya es de uno... no hay quien viva en ella       
(0 votaciónes)

Un hombre vulgar puede acabarse lo mismo que un gran hombre       
(0 votaciónes)

¿Puede uno recordar el amor?. Es como tratar de evocar el aroma de las rosas en un sótano. Puedes ver la rosa, pero nunca el perfume       
(0 votaciónes)

Cuanto más se acerca un hombre a la tragedia, más intensa es su concentración de emoción en el punto fijo de su compromiso, es decir, tanto más se acerca a lo que en la vida llamamos fanatismo       
(0 votaciónes)

El éxito, en lugar de dar libertad de elección, se convierte en una forma de vida       
(0 votaciónes)

Es ley equivocada la que te lleva al sacrificio. La vida, mujer, la vida es el más precioso don de Dios; ningún principio, por muy glorioso que sea, puede justificar que se la arrebate       
(0 votaciónes)

¿Puede alguien recordar el amor? Es como querer conjurar el aroma de las rosas en un sótano. Podrías ver la rosa, pero el perfume, jamás. Y ésa es la verdad de las cosas, su perfume       
(0 votaciónes)

Todo el que intenta salvar a otra persona con la mentira de un amor sin límite arroja una sombra al rostro de Dios       
(0 votaciónes)

Sin alienación, no puede haber política       
(0 votaciónes)

El carácter de una persona lo determinan los problemas que no puede eludir y el remordimiento que le provocan los que ha eludido       
(0 votaciónes)

El asunto principal de una obra de teatro es despertar las pasiones de su audiencia para que por la vía de la pasión puedan abrirse nuevas relaciones entre un hombre y los hombres, y entre los hombres y el hombre. El drama es similar a las otras invenciones del hombre en que debería ayudarnos a saber más, y no sólo a dedicarnos a nuestros sentimientos       
(0 votaciónes)