Frases de Alexis de Tocqueville

Alexis de Tocqueville Pensador y político liberal francés (Charles-Alexis Clérel de Tocqueville; Verneuil, Île-de-France, 1805 - Cannes, 1859). Procedente de una familia noble, Tocqueville fue uno de los observadores más lúcidos del cambio producido en su época por la revolución liberal. Estudió derecho y obtuvo... Leer más sobre Alexis de Tocqueville
Es más fácil para el mundo aceptar una simple mentira que una verdad compleja       
(0 votaciónes)

El hombre según Buffon y Flourens es, pues, de una sola especie y las variedades humanas están producidas por tres causas secundarias y exteriores : el clima, la nutrición y la manera de vivir       
(0 votaciónes)

La vida es para asumirla con valentía       
(0 votaciónes)

El principio de igualdad no destruye la imaginación, pero reduce su vuelo al nivel de la tierra       
(0 votaciónes)

Lo más importante para la democracia es que no existan grandes fortunas en manos de pocos       
(0 votaciónes)

Pues yo no creo que en alguna época la esclavitud haya sido útil a la vida y al bienestar social. Lo creería, si todavía no hubiera llegado a concluir que en ninguna época la institución de la esclavitud ha sido buena y legítima       
(0 votaciónes)

El comercio es el enemigo natural de todas las pasiones violentas; hace a los hombres independientes los unos de los otros y les da una alta idea de su importancia personal, que les lleva a querer gestionar sus propios asuntos y les enseña a tener éxito en ellos. Por lo tanto, los inclina a la libertad, pero poco a la revolución       
(0 votaciónes)

En política, compartir los odios es la base de la amistad       
(0 votaciónes)

El mundo es un extraño teatro en el que se encuentran momentos en los que las peores piezas obtienen el mayor de los éxitos       
(0 votaciónes)

La voluntad de la nación es una de esas expresiones que más profusamente han sido objeto de abusos por parte del astuto despótico de cada época       
(0 votaciónes)

Dios no tiene que hablar para que podamos descubrir, en forma definitiva, signos de su voluntad; es suficiente para examinar el curso normal de la naturaleza y la consecuente tendencia de los acontecimientos       
(0 votaciónes)