> > Cómo hacer poemas desde cero

Cómo hacer poemas desde cero

Cómo hacer poemas desde cero
¿No sabes cómo empezar a escribir poemas? Si dar el paso para empezar a escribir narrativa es difícil, atreverse con la poesía lo es mucho más. ¿Por qué asusta tanto este género? Dicen que la poesía es la manifestación de la belleza, y puede que eso intimide un poco. Lo más difícil es, como siempre, dar el primer paso.

Con esta pequeña guía te explicamos cómo empezar a hacer poemas desde cero

1 – Lee

Lo más importante es que leas poesía, mucha poesía. Es importante que conozcas el mayor número posible de géneros poéticos, aunque no todos te vayan a gustar. Empaparte de lo que otros han hecho te inspirará para que seas tú el creador.

Escribir poemas

2 – ¿Qué quieres decir?

Cuando escribimos lo hacemos con un propósito: transmitir un mensaje. Antes de sentarte a escribir tienes que tener muy claro lo que quieres decir. Este es el momento de ser sincero contigo mismo, el momento de dejar de pensar qué es lo que quieren escuchar los demás. Escucha en silencio lo que quieres decirle al mundo.

3 – Detalles técnicos

Es el momento de aplicar la teoría. Detente un momento y define los siguientes puntos:

  • Rima (¿Consonante o asonante? ¿Libre?)
  • Métrica (¿Número de sílabas?)
  • Narrador (¿Primera, segunda o tercera persona? ¿Omnisciente o subjetivo?)
  • Figuras literarias (¿Alegorías? ¿Personificaciones? ¿Hipérboles?)

Si ves que alguna de las decisiones que has tomado no termina de funcionar, cámbiala. Experimenta hasta encontrarte cómodo.

Hacer poemas desde cero

4 – Dónde, cómo y cuándo

Busca un lugar para escribir. Quizás te funcione sentarte en una mesa tranquila en tu hogar, o puede que, por el contrario, prefieras escribir en parques o cafeterías.

Piensa también con qué vas a escribir, si con el ordenador, o si por el contrario utilizarás una libreta. Escribir en el ordenador tiene la ventaja de que es rápido, cómodo y limpio. Un cuaderno, sin embargo, te da libertad para expresarte. Un cuaderno puede ser tachado, desgarrado, dibujado... es quizás más personal, y para muchos escritores una fuente de inspiración.

Plantéate unos horarios casi como si de un trabajo se tratase. Y no olvides cumplir esos horarios, aunque tengas un mal día o sientas que no tienes ánimos. No sólo mejorarás y avanzarás en tu camino como poeta, sino que podrás comprobar que escribir poesía es una actividad sanadora.

5 – Deja que tu texto descanse

Cuando leemos algo que acabamos de escribir no lo leemos como algo nuevo, como lo leería un posible lector. Es muy importante dejar que el texto repose, que tanto él como nosotros respiremos, nos separemos. Deja pasar un par de días, semanas si es posible, y léelo de nuevo. Déjate sorprender por tus propias palabras, ya lejanas.Y no tengas miedo a corregir, borrar, hacer y deshacer.

Has de recordar que un poema no es fruto de un momento de inspiración, sino de horas de trabajo. Trabaja duro para conseguir escribir como te gustaría y, sobre todo, disfruta haciéndolo en cada momento.